De versos a besos

Sentir tus manos sobre mi espalda

como resbalan erizándome la piel,

tus ojos sobre mi pecho

provocando esa vergüenza inocente e inevitable,

tus poses ante la cámara

viendo cómo te sientes afortunado mirándome por el objetivo,

tu voz en mi consciencia

diciéndome lo mucho que valgo,

TÚ, que me cambias.


Espera, ¿tú? No perdona, soy yo. Yo que sé valorarme, que sé hacerme ver lo que valgo; yo que sé cambiar mi perspectiva sobre un mundo que no para de dictarme cómo tengo que hacer las cosas, cómo tengo que conducir por la vida; yo que me gusto cuando me miro al espejo y yo que me marco mis metas.

No tengas miedo a convertirte en ese tú; suficientemente jodida está la cosa ya cómo para que nos manden, nos manipulen, nos ridiculicen y nos digan lo que tenemos que hacer. Que no te engañen, que nadie es perfecto y todos somos distintos. Te hacen creer que necesitas a gente que te guíe pero tú sola/o te bastas, deja que te aconsejen, pero no que te impongan; que te pregunten, pero no que te ordenen. ”Caminante, se hace camino al andar” decían; que los golpes fuertes te sirvan para crear una pared donde reine el autoestima y un suelo al que solo tengas que mirar para abrocharte los cordones y ver lo alto que estás llegando convirtiéndote en un obstáculo más para las torres de control.

No cambies por nadie, si te piden que cambies es porque no saben lo increíble que eres, lo interesante que es pasar horas hablando contigo como si el reloj estuviese parado; porque el tiempo es un limitación y tú lo sobrepasas, no aceptas límites.

QUIÉ-RE-TE. En mayúscula y con tilde en la e. Siendo grande y poniendo el alma en cada cosa que haces.

VA-LO-RA-TE. Mírate al espejo y mira la manera tan especial en la que se ha desarrollado tu persona, porque no somos solo cuerpo y en esta sociedad muchas veces nos valoran exclusivamente por él.

Por que los versos que leíste arriba se conviertan en cariño, aprecio y mucho amor propio que te aporten la ternura y el calor de un beso. Que mis palabras se conviertan en garras y que te hagan sacar toda esa valentía que llevas dentro para comerte el mundo.

Que cómo decía Whitney Houston, el amor propio es fácil de alcanzar, aprendiendo a quererte; porque ella no encontró a nadie que satisficiera sus necesidades hasta que se encontró a ella misma, decidió no caminar bajo la sombra de nadie, aunque fallara sería creyendo en ella misma, porque le quitaran lo que le quitaran la dignidad era intocable y no se la podía quitar NADIE, y a ti tampoco.

Al fin y al cabo ese ”tú” del que hablaba al principio es fácil de encontrar; y ahora mismo se muere de ganas por hablar contigo.


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s